¿Cómo dejar tu huella en este mundo? Atrévete

Dejar huella o cicatriz, ¿Qué quieres dejar tú?

Fíjate que las palabras tienen un poder mayor del que imaginamos.

Si yo te digo coche rojo, lo primero que te aparece que es un coche y después el color rojo. Mmmmm

Seguramente te aparece la imagen del coche rojo. Y es que nosotros asociamos las palabras a símbolos. También lo asociamos a emociones a estados y nos afectan mucho las cosas que nos dicen nuestros seres queridos.  Sobre todo las personas que tienen una autoridad potente, o que creemos que tiene algo especial y pensamos que son superiores a nosotros. Cuando en realidad no es cierto. Muchas veces le damos el poder a las personas y realmente no lo tienen. Todo lo que necesitas está dentro de ti. Y si alguien te trata mal, directamente. Lo único que tienes que hacer es elegir  desde el amor hacia ti. ¿Qué es lo que quieres hacer ante eso?

Te voy a contar una historia que me encanta.

Hace mucho, mucho tiempo había un chico que siempre trataba mal a todas las personas con las que se cruzaba. Les hablaba con palabras prepotentes hirientes hasta que un día su padre le dijo: mira  Juan no puedes seguir así necesitamos poner una solución. Vamos a crear un plan.

Dice Juan: ¿Cuál?

Realmente yo también me siento un poco mal con esta situación. No soy capaz de controlar mi carácter. No soy capaz de alinearme y de expresarme correctamente y hablar bien a la gente.

Entonces el padre de Juan le dijo, ¿ves esta puerta de madera? Pues por cada palabra hiriente que digas vas a clavar un clavo en ella.

Y Juan empezó con el plan, clavando clavos en la puerta y rápidamente la lleno. Cierto es que al principio clavo muchos más clavos y según iba pasando el tiempo cada vez clavaba menos. Llegado el día que lleno la puerta dijo Juan, Vale papá ¿y ahora que hacemos?

Mira hijo, vas a coger unos alicates y vas a ir quitando clavo por clavo.

Y así lo hizo Juan, estuvo uno a uno toda la tarde quitando clavos de la puerta. Al final de la tarde le dijo a su padre. Papá pero ahora que hacemos mira el destrozo que le he hecho a la puerta.

Y su padre respondió: El mismo destrozo que han hecho tus palabras a la gente con la que te has topado.

Desde ese día Juan se dio cuenta sobre el poder que tienen las palabras a las personas, y sobre el mundo. Y desde ese día decidió cambiar su forma de hablar y empezar a tratar mejor a las personas.

Una buena comunicación construye y una mala comunicación destruye.

¿Qué es lo necesario para impactar a nuestra audiencia?

Lo primero es ser autentico, si lo que quieres es dejar una huella y no una cicatriz. Lo mejor es que des tu mejor versión. Si tratas de dar la mejor versión de otra persona la gente no va a captar tu mensaje, no es tu mensaje sino el mensaje de otra persona. Necesitas enfocarte y saber qué es lo que vas a decir, ¿para qué? esas personas están yendo a verte. Si tienes que hacer una venta o tratar con los amigos. Utiliza el vocabulario adecuado para cada circunstancia. No es lo mismo estar encima de un escenario que estar vendiendo, o estar charlando con los amigos en el bar…

Tienes que saber escoger quien eres en cada momento. Y de esta manera lograras dejar huella.

Además todas tus palabras que tengan un mensaje que todo lo que estás diciendo añada valor, es decir, sume y no reste.

Hoy en día por desgracia nos encontramos a muchas personas que están metidas en el victimismo y no hacen más que quejarse de la vida, del día, de cómo va el mundo. Y claro, y dicen puff!!!! es que la cosa está fatal…

Y resulta que la cosa somos nosotros mismos. Cuando hablamos que el «mundo está mal» «la cosa está mal» nos referimos a como estamos nosotros realmente, vamos a empezar a hablar de forma positiva. Desde el mensaje que queremos hacer llegar al mundo, es ese mensaje de paz, autenticidad originalidad.

Realmente algo que aporte nunca que reste. Hay muchas personas por ahí charlando pero hay pocas que lleguen a los corazones de sus interlocutores y tratando de dar lo mejor de uno mismo. Cuando das a tope todo lo que tienes en tu corazón y tu mente, aunque sea poco aunque pienses que no lo estás haciendo bien, estoy segura que al menos una persona estará escuchando tu mensaje y la estarás ayudando. Ahora al principio si estás comenzando en tu carrera como ponente o de cualquier negocio. No importa si te sientes inseguro, no importa si piensas que estás dando el todo por el todo. Lo más importante es que ayudes a una persona que se cruce en tu camino. Cuando alguien está contento con un servicio hablará con 5 o 6 personas.

Sé coherente en lo que sientas piensas y actúes y con lo que digas y hagas. Así jamás te equivocarás esa es la parte fundamental  de una persona que de verdad está donde tiene que estar, en su sitio alineada con su misión y con una visión clara de lo que quiere. Cuando sabes lo que quieres puedes ir a por ello.

Hay otra historia que me encanta de un monje budista que le va a ver uno de sus alumnos y le dice  hay maestro están hablando barbaridades de usted, están diciendo cosas malísimas.

Y el maestro le contesta. Ssss

Para por favor es necesario que me cuentes esto. ¿Me va hacer bien a mí? o por el contrario son falacias y cosas que no me interesa saber y que no me va ayudar en nada. Si maestro vale no es necesario que lo sepa pero están hablando de usted y podíamos hacer algo. No importa lo que estén diciendo de mi yo estoy seguro sobre lo que hago y quien soy, así que ellos pueden decir lo que quieran. No llenes mi mente de basura.

Desde aquí te pido por favor no llenes la mente con basura de las personas que te rodean.

Si quieres marcar la diferencia  tienes que conectarte con tu verdadero ser y entregar lo mejor de ti mismo. Y lo mejor de ti mismo no son las quejas, no son tus miedos, no son tus limitaciones esos déjalos aparte déjalos en casa.  Trabájalos poco a poco. Cuando estés delante de personas da tu mejor versión, porque granito a granito pasito a pasito. Vas a ser capaz de cambiar todos esos patrones de pensamiento y por fin dejar tu huella a un máximo de personas.

Cada vez que subo a un escenario o voy a dar una conferencia o grabar una píldora normalmente me siento aislada en alguna parte de donde esté relajada, cierro los ojos y me conecto con la mejor versión de mí. Tengo un anclaje, un anclaje de Pnl (Programación Neurolingüística) es qué cuando sientes una emoción muy potente, puedes tocarte una parte de tu cuerpo y ahí dejas ese impacto emocional positivo para en un futuro poderlo utilizar como un recurso. Yo tengo mi anclaje en el brazo y antes de empezar una conferencia me siento, me conecto y me toco el anclaje y sé que hay estoy conectando con mi verdadero yo. Sé que hay estoy conectando con mi emoción de alegría de felicidad y ahí el resto da igual, el guion no me importa. No decir todos los puntos que traigo preparados me dan igual.  Lo único que quiero es ver la sonrisa de esa persona cuando toman conciencia de esas cosas que les estoy diciendo y lo único que me interesa es ver su evolución y que ellas se sientan satisfechas. Cuando tú estás hablando lo más importante es la otra persona. Es la clave de la maestría cuando quieres dejar huella. Si tu sales al escenario  lo único que piensas es en los demás en dar en dar y se te olvida hablar de ti  ver como tienes el pelo…

Da igual lo único que importa es que ellos se lleven aquello que han venido buscando. Y si lo haces de corazón lo conseguirás

¿Y tú qué eliges?

Muchas gracias.

Deja un comentario

Menú de cierre

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies