¿Por qué no consigo aquello que deseo?

3 preguntas que te van a dar la clave para construir aquello que más deseas ¿Quién soy? ¿A dónde voy? Y ¿Con quién?

Lo primero y lo más principal es averiguar quién eres, tu verdadera identidad no es la que estás viviendo, es algo ilimitado perfecto completo y entero. Con esta identidad que tú estás viviendo qué la psicología tradicional llama EGO. Es una identidad que nos han construido que viene de la idealización de nuestros padres sobre nosotros de lo que ellos consideraban que estaba bien y mal el constructor de pensamiento de nuestros profesores de la televisión de la sociedad. Sin embargo nosotros cuando venimos al mundo no hemos sido inocentes sobre que queremos pensar del mundo ¿qué es para nosotros el bien?, ¿qué es para nosotros el mal? qué es lo bonito que es lo feo no nos hemos permitido cuestionarnos estás simples cosas. Los seres humanos aprendemos por imitación a través de algo que se llaman neuronas espejos que nos permite empatizar con el mundo exterior y hacer nuestro aquello que está ahí fuera. Entonces cuando nosotros somos pequeños y vemos que nuestros padres tienen un patrón de responsabilidad nosotros seguramente lo heredemos. Si  vemos que nuestros padres piensan que la vida es un valle de lágrimas  seguramente lo heredemos y de todo eso nosotros vamos creando nuestra propia identidad. Qué es lo que sucede cuando nosotros queremos lograr nuestros sueños o mejorar nuestro estatus no lo podemos hacer desde nuestra actual identidad ¿Por qué? porque nuestra actual identidad es la que nos ha traído a este resultado que no nos gusta. Para poder conseguir un paso más allá, tengo que hacer un cambio global de identidad. Por qué desde mis creencias actuales, mis valores, mi forma de ser, mi manera de ver el mundo no estoy consiguiendo los resultados que quiero. Con lo cual que es lo que tengo que hacer dar el paso en construir una nueva identidad. Pero ¿cuál? Muchas veces habrás pensado si cambio mi identidad voy a traicionarme a mí misma voy a dejar de ser yo. Pues si se trata de eso, dejar de ser tú pero no tú verdadero tú sino esa falsa identidad creada por terceras personas. Tienes la oportunidad aquí y ahora que eres un ser perfecto completo y entero que está dentro de ti. El resto es un ser limitado, un personaje que has venido construyendo atreves de la idealización de terceras personas y de un mundo externo que muchas veces no es tal y como lo percibimos. Cuando llegamos al punto de querer progresar tenemos que mirar dentro de nosotros y decir qué persona tengo que ser y en qué tipo de persona me tengo que convertir para conseguir aquello que deseo. ¿Qué piensa esa persona que alcanza este sueño? ¿Cómo actúa esa persona que tiene eso que yo deseo? ¿Qué piensa esa persona que ya tiene eso que yo quiero? Entonces me voy cuestionando en quien me tengo que convertir yo para alcanzar esa meta, y a partir de ahí comienza una evolución que me hace ser diferente y en base a mi cambio de pensamiento voy a poder tomar decisiones diferentes. Sin embargo si sigo siendo la misma persona con mis mismas creencias las mismas percepciones iré a parar a las mismas decisiones que me llevarán al mismo sitio donde no quiero estar. Con lo cual el primer paso es saber quién soy yo, y en quien me tengo que convertir para conseguir aquello que más deseo.

La segunda pregunta es hacia ¿dónde quiero ir? Muchas personas me dicen “yo quiero tener dinero” y yo les pregunto ¿Para qué quieres tener dinero? ¿Cuál es tu finalidad máxima?

Realmente tu finalidad máxima es esa felicidad que tú piensas que vas a tener cuando alcances ese millón de euros o el dinero que desees. Fíjate es súper bonito pensar en tu propósito más alto, en tu propósito más cercano al corazón, en tu propósito verdadero porque la motivación por dinero dura unos instantes.

Imagínate por un momento que ahora ganas 10.000 al mes siguiente 20.000 enseguida te acostumbras a ganar esos 20.000 si al principio te sientes feliz pasados 6 meses tu ya te has acostumbrado tu estilo de vida ha cambiado y ya te estás gastando esos 20.000 y luego quieres 30.000 o 40.000 y así sucesivamente. La verdad que funcionamos así. Sin embargo cuando la motivación es el servicio, la contribución o la ayuda nuestro paradigma cambia, nuestra forma de ver la vida cambia, como las decisiones que tomamos. En vez desde la necesidad lo hacemos desde el amor. Y en ese cambio nuestro para qué es mucho mejor y entonces y el hacia donde voy a mas intangible sea a más especial y bonito sea más fácil será que lo alcances. Por qué desde el desapego a algo material las cosas fluyen. Muchas veces nos esmeramos en luchar a capa y espada para conseguir aquello que deseamos. La realidad a más lucha menos lo encontraré.

La tercera pregunta y también importante Con quien hago este camino va a marcar la diferencia de si llego al final de el o voy más rápido más lento… Cuando me acompaño de personas que tienen esa misma meta que yo van en pos del amor de la honestidad de la perseverancia llegar a ese camino es mucho más fácil. Si me voy con personas que les da igual que quede bien o que quede mal les da igual ayudar que no Solo quieren ganar su dinero y si les da lo mismo si ayudan o no. Todo eso nos va a perjudicar nuestro camino entonces tenemos que seleccionar muy bien con quien lo hago. Tanto a nivel de amistades como a nivel de mentores como a nivel de socios cómo todo aquello que necesites para alcanzar ese sueño. Muchas veces vas a necesitar ayuda de tu familia, tus amigos de gente nueva que llegue a tu vida. Selecciona bien a esta gente.

Recuerda las 3 preguntas clave para conseguir aquello que más deseas

¿Quién soy? ¿A dónde voy? ¿Y con quién?

Muchas gracias

Deja un comentario

Menú de cierre

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies